Divinity: Original sin 2, primeras experiencias

Esto no es una reseña en toda regla, porque creo que para valorar un RPG con precisión no bastan unas pocas horas de juego. Divinity: Original Sin 2 es el nuevo exitazo del género, un isométrico con todos los ingredientes que buscan los amantes del rol de la vieja escuela. Y la prueba es que ha conseguido 500 mil copias vendidas en muy breve tiempo, amén de recaudar el monto solicitado en su campaña de crowdfunding en apenas 24 horas (como si el propio Jack Bauer se hubiese encargado del asunto).

En fin, metiéndonos en el tema. El juego adolece de un pequeño defecto al principio y es su lentitud. Se echa de menos un poco más de acción y algunas misiones sencillas para dar la sensación de que estás haciendo algo. Cinco horas de juego para lograr 3 niveles no me parece que sea lo más apropiado. Otro detalle que yo habría evitado es el exceso de intervenciones del narrador en los diálogos, y frases cortas que bien podrían haberse combinado con la siguiente. No llega a ser denso, pero sí alarga innecesariamente los diálogos.

Hasta el momento el diseño y la jugabilidad me parecen excelentes, y el apartado gráfico muy bueno, aunque no es lo que miro en este tipo de juegos. Solo tengo un par de quejas en cuanto a la mecánica de juegos y es que a los zurdos les será molesto acceder a algunas funciones, como RAlt para resaltar objetos (yo no soy zurdo, pero tengo la mano derecha lastimada y llevo varios meses jugando a la zurda) y en algunas ocasiones la vegetación puede volverse molesta y ocultar el grupo o los caminos transitables. No puedo dar opiniones sobre la historia aún, ya veremos más adelante qué puedo decir de ella.

Sin embargo, creo que puedo recomendar a los roleros que le echen un vistazo a este título, a pesar de mis pocas horas de juego. Luego de la decepción que fue Mass Effect: Andromeda, es un cambio que se agradece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *