Conferencia de Xbox

Microsoft arranca con su mejor carta de triunfo: la Xbox. Phil Spencer nos presenta la esperada Xbox One X, la consola más poderosa del momento, disponible el día 7 de noviembre. Si a alguien le quedaban dudas, nos refrescan las especificaciones oficiales y confirman verdadero 4K nativo y HDR, entre otras cosas. El catálogo de juegos disponible funcionará mejor, la salida a 1080p será mejor, incluye refrigeración líquida, y todo esto en una consola más pequeña que sus predecesoras. Y nada mejor para demostrarlo que un pedacito de Forza Motorsport 7, con presentación de Porsche real incluida en el paquete. La demostración incluye una carrera de dos jugadoras profesionales, mostrando el Porsche y un Nissan en diferentes pistas.

Nos llega una premiere, para Xbox, por supuesto: Metro: Exodus. Calidad gráfica extrema, como es habitual (los rusos son unos exagerados). Sigue otra premiere, per ésta filtrada hace unos días, Assassins Creed: Origins, que nos lleva a Egipto. Ubisoft ha traído a la conferencia un gameplay bastante representativo y atrayente, grabado a 4K, como era de esperarse.

Tras AC viene Playerunknown’s Battleground, un exclusivo para la consola, que no muestra nada que sea original o especial. Deep Rock Galactic es otro exclusivo, que aparte de sus gráficos de bajos polígonos no muestra casi nada. La racha de exclusivos sigue con State of Decay 2 y The Darwin Project.

Minecraft no se queda fuera de la fiesta, ahora llega a todas las plataformas: PC, Xbox y móviles. Además recibirá la actualización de moda: 4K. Después tenemos un breve atisbo de Dragonball Fighter Z y siguen los exclusivos con Black Desert, un MMORPG que está sonado muy fuerte (entre los 5 mejores en la actualidad) y que presume de gráficos geniales en su video de gameplay.
Más exclusivos: The last night, The Artful Escape y Code Vein, todos con brevísimos videos que no muestran casi nada.

Sea of Thieves se muestra unos minutos más, este es un juego del que se habló hace unos días y es un cooperativo o algo así (increíblemente, en la presentación no dan detalles).

Siguen los brevísimos videos de exclusivas, con Tacoma Dome (tan corto que ni idea de qué trata el juego) y luego viene Super Lucky’s Tale, con un poco más de tiempo y detrás Cuphead, Crackdown 3 y un montón de juegos más para presumir de catálogo abultado.

Unos segundos para Ashen y luego otra premiere Life is Strange, episodio 1, un título que ha levantado cierto ruido en las noticias.
Otro que logra acaparar más de un minuto es Middle Earth: Shadows of War, y hay que decir que el juego se lo merece. Buenos gráficos y un sistema interesante que te permite derrotar orcos para reclutarlos.

Un alto en la avalancha de juegos para anunciar una expansión en el programa de retrocompatibilidad, ahora incluirá también los juegos de la primera Xbox. Cinco grandes títulos recibirán gratis una actualización a 4K, y otros muchos de terceros también la recibirán en algún momento.

Cierra la conferencia Anthem, de Bioware. EA se reservó su gameplay para sta conferenica, aunque ya se había visto desde el lunes en Youtube. Anthem es un juego cooperativo, de CF, donde usas un disfraz de Iron Man, eso sí, personalizado a tu gusto. Como es de esperarse, los gráficos son espectaculares.

Si Bethesda fue al grano y apostó por la RV, mientras que EA intenta imponerse como la reina de los juegos competitivos, Microsoft ha tratado de deslumbrar con un inmenso catálogo de juegos, tantos que algunos apenas recibieron segundos en pantalla. Su apuesta es por el 4K, ni siquiera uno de los títulos presentados mencionó RV, al menos en Xbox. Casi todo lo mostrado es exclusivo, a veces compartido entre Xbox y Windows 10, pero repito, la mayoría es olvidable, así que salvo honrosas excepciones, la conferencia transcurrió bastante sosa. Es como si nos dijeran: “Hey, tenemos un montón de juegos iguales, pero todos a 4K, así que no dejes de comprar la Xbox One X”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *