La NASA confirma que el motor EM funciona

Vengo siguiendo el debate sobre el famoso EM Drive, también llamado “motor imposible”, por lo interesante del tema y las posibles repercusiones, desde hace un buen tiempo. El motorcito en cuestión es resultado de un vilipendiado experimento de un tocayo mío: Roger Sawyer, el cual tuvo la peregrina idea de meter un microondas dentro de un cono truncado, y hete aquí que descubrió un nuevo sistema de impulso. Hasta ahí todo bien, salvo que la comunidad científica se ofendió porque el EM Drive viola los principios físicos, en especial la sagrada ley de conservación de movimiento de Newton. Para más inri, el motor EM no necesita combustible, solo electricidad, y no tiene partes móviles.

Para ser claros, es como si nos montáramos en una chivichana y tratáramos de empujarnos nosotros mismos, sin ayuda de un secuaz o sin lanzarnos cuesta  abajo. El caso es que la NASA se ha tomado el trabajo de verificar si funciona (que no de discernir por qué, eso aún no lo sabemos) y han comprobado, que contra viento y marea, en condiciones muy controladas de vacío e incluso en presencia de atmósfera, se genera un impulso de 12 milinewtons. Dicho así parece nada, pero en el vacío puede se un empuje significativo y hay que considerar además que el motor probado apenas tiene 27 centímetros de diámetro y ni siquiera se ha estudiado cómo mejorarlo. Como les decía, es que ni siquiera sabemos por qué funciona, salvo algunas teorías rarísimas sobre física cuántica.

Por la razón que sea, ahora ya la comunidad científica tiene razones para meterse de lleno a estudiar el fenómeno en vez de simplemente criticarlo y lapidar al descubridor. ¿Será éste el motor que nos lleve al resto del Sistema Solar? Yo creo que sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *