El B-52 se rehúsa a retirarse

Es el bombardero más viejo de la Fuerza Aérea americana, y aún seguirá en servicio hasta el 2040. Es tan viejo, que la frase de Reagan “este avión es más viejo que sus pilotos”, ya se quedó corta, pues uno de sus pilotos actuales es hijo y nieto de pilotos que lo volaron anteriormente. Lanzó la primera bomba de hidrógeno, y ha sido llamado a todos los conflictos habidos y por haber.

Display of might

Los aviones destinados a reemplazarlo al final han tenido que convivir con él. El B-1B Lancer salió de la línea de montaje en 1988, incluyendo un sistema de interferencia de radar tan sofisticado que interfería su propio radar. El carísimo B-2 Spirit llegó una década después, incoporaba tecnología furtiva tan delicada que no podía usarse bajo la lluvia. Ha lanzado panfletos y al otro día ha vuelto con toneladas de explosivos. Eso, y su resistente diseño, hacen que este aparato sea difícil de reemplazar, probablemente más que el A-10 Warthog, ese que algunos ilusos piensan que puede ser sustituido por el F-35.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *