Ni amigos ni enemigos, sino vendedores

Hoy sostuve una curiosa polémica en la lista de Linux, completamente ajena al tema de la misma. Uno de los foristas expresaba su opinión acerca de los fabricantes de hardware gráfico, que podía resumirse en esto: no respetan a sus clientes y que gastan más en marketing que en investigación y desarrollo (eso que llaman I+D en los entornos sesudos). Le contesté que no es tan así, la razón de ser de todo fabricante es vender, y quienes compramos somos los clientes, así que algo de atención prestan. No es que mandemos en Nvidia, pero sus decisiones no pueden ir en contra de los intereses del comprador, porque entonces nos iríamos todos con AMD, o cualquier otro. Además le mencioné que aunque algo de marketing hay, si estamos como estamos se debe a la investigación que realizan los ingenieros de AMD y Nvidia, poniendo como ejemplo, el FXAA.

A esto otro forista me respondió muy airadamente (o eso desprendía su mensaje) que probablemente el FXAA lo desarrolló un ingeniero al cual le pagaron con caramelos mientras Nvidia se forraba, y que ahora estaría arruinado y lamentando la hora en que nació. Obviamente, debe haber hecho uso de su bola de cristal para conseguir dicha información. Como las bolas mías no son de cristal, tuve que usar Google para informarme acerca de la autoría del algoritmo, que se acredita a: Timothy Lottes, para Nvidia. Nótese, que aunque se resalta que se realizó para Nvidia, no se pierde el nombre del autor. Dicho algoritmo es público, o mejor aún, te puedes bajar la implementación de referencia y adaptarla gratis, según deduzco, porque Urho3D así lo ha hecho. Sus implementaciones de FXAA conservan la referencia al creador y aclaran que son una adaptación, con el URL del artículo de donde se tomaron.

Queridos lectores, si bien los fabricantes no son nuestros amigüitos que nos prestan los juguetes, tampoco son como el vendedor de carne de puerco de la esquina, con la romana trucada para tumbarte un par de onzas en cada libra. No extrapolemos nuestras malas experiencias con los fabricantes nacionales, exentos de toda responsabilidad e interés en la calidad de sus productos, con fabricantes cuya vida depende de vendernos cada año una tarjeta diferente. Si bien dicha hazaña demanda mucho marketing, también requiere de factores tales como un prestigio logrado y cuidadosamente conservado  a través de los años, un soporte (léase drivers, etc) adecuado siempre que la masa de usuarios lo justifique (no vale eso de que me inventé un sistema operativo que solo uso yo solo y por mis cojones tienes que hacerme un driver) y algo de innovación. Sí, hay rebranding, pero también FXAA, teselación o Hairworks, de todo hay en la viña del Señor.

Así que ni amigos, ni enemigos; ni hermanitas de la caridad, ni capitalistas ladrones que quieren robarnos el billete a toda costa. Vendedores, y nosotros, clientes que tampoco somos tontos. A menos que tú quieras serlo.

2 thoughts on “Ni amigos ni enemigos, sino vendedores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *